sábado, 16 de mayo de 2015

Pirinexus Plan B.


Cuando por cualquier motivo un plan A se eskerda, (eskerdar: libertad gramatical tomada al fusionar eufemísticamente, tras varias salidas en btt, todo aquello que se tuerce a la izquierda pero con muy malas consecuencias o de una forma brusca y repentina), hay que buscar un plan B lo más parecido.

Y por lo menos agua, no nos ha faltado.
















Ruta en Btt surgida tras la imposibilidad de realizar un plan A previsto, sin rumbo fijo, con un día entero de luz de tiempo, parando a conocer los pueblos, hablar con sus gentes y beber de sus fuentes...algunas de ellas de cristal y envasadas en tercios.


sábado, 9 de mayo de 2015

GR-33

The day before the MIM.




.









... and the MIM's day.

No sé si me explico bien.

miércoles, 29 de abril de 2015

Imagina fuerte... y lo tendrás.


Imaginad a una persona con mochila acondicionada para la ocasión, recorriendo las sendas y caminos cercanos a tu ciudad, con un número indeterminado de cervezas volldamms frías, repito, frías, junto con otro amigo que lo acompaña y protege en todo momento de posibles asaltos, refriegas y alteraciones de la paz.

¿Y si te gustara realmente la cerveza?. Me refiero a que...¿ y si te gustara de verdad y además tuvieras la sana costumbre de salir habitualmente a runnear?, …¿no llevarías un euro encima, por si acaso la fortuna una vez en tu vida decide ser tu amiga y hacerte feliz?

Sólo una pega le veo a este sueño ideal...al porteador y a su acompañante tal vez les guste mucho la cerveza, por lo que poco a poco se les van agotando las reservas...lo digo para que lo tuvieras muy en cuenta y no pararas demasiado a descansar.

Los beneficios, si los hubieran, irían a parar a la Sam Minard Foundation, en memoria de todos aquellos espacios naturales colonizados sin piedad.

No se aceptarían tarjetas de crédito y sólo se fiaría a aquellos que pudieran demostrar que les gusta la cerveza de verdad.

Imagino que llevarían adosado a su mochila un cartelito como este.


Qué pasada!!, si pudiera ser verdad.


domingo, 26 de abril de 2015

Volunteering.

Los más pequeños detalles...









...son los que hacen grande a una marca.



Espero que jamás tenga que entrar en un sorteo, por poder colaborar.



domingo, 19 de abril de 2015

Un paseo por las nubes... de verdad.


Todo el mundo debería tener un pueblo ni demasiado cerca, ni demasiado lejos de la mar.


















¿sabéis en qué estoy pensando mientras disparo la foto, verdad?...





... habéis acertado una vez más.

lunes, 6 de abril de 2015

Ruta del Císter - GR175 - BTT


Rocafort de Queralt. Desayuno casero.
Lugar: Campo municipal de petanca.
Hora: 9.00h.
Temperatura: 4,5ºC. mucha rasca y a comenzar la ruta.



Típico paisaje de la Conca del Barberà, campos de cereales y viñedos vigilados de cerca por montes con molinos de viento.

Tras alcanzar la loma, agradable cresteo por pista. Camino del Monastir de Santes Creus.

Impresionantes pistas de esquí, sobre trigo y centeno.

En cada cruce o bifurcación, encontramos el poste de madera con la perfecta señalización del camino a tomar.




Monastir de Santes Creus, visita, beerpoint y a seguir.


Alejándonos de Santes Creus, camino de Montblanc.

Pronto se acabaría el jijí y el jajá.

Mirador del botellín, lo llamamos así porque olvidamos un botellín de agua y nos tocó retroceder corriendo.

Muralla de Montblanc.

Almuerzo en la plaza de la vila y desfile de romanos. 2.000 años separan los diseños de los cascos.


Sant Jordi matando al dragón. Dice la leyenda que sucedió en Montblanc.


A nuestras espaldas, el Monestir de Poblet.

Entrada al Monestir de Poblet.


Nacimiento del rio Francolí (L'Espluga de Francolí).

Curiosidades.

Camino del siguiente monasterio, Vallbona de les Monges

Montblanquet, pequeña aldea de piedra por la que pasa la ruta.

Fluyendo.


Descenso con trialera incluida que le alegra un poco la cara a Enrique. Ya era hora de partir alguna que otra piedra y desordenarse un poco el pelo y las vértebras.



Callejeando por Vallbona de les Monges.


Tomando la escalinata del Monasterio en btt.

Siempre acompañados casi toda la ruta por los molinos de viento.

Tras estudiarlos de cerca, desistimos de entablarles batalla.


Y el final no podía ser de otra manera, brindando con unas cervecitas por el esfuerzo compartido, la agradable compañía y el placer de pedalear sin prisas, parando a contemplar, sintiendo el despertar en apenas dos días, de todos los sentidos.

El track.